PolicialesProvincialesSociedad

La querella penal contra el Director del Hospital por un bebé muerto a los 9 meses

Las Heras-, Fue presentada el miércoles ante el juzgado del juez Eduardo Quelín. Se trata de Dylan Maximiliano Ruiz. También acusan de mala praxis durante el parto a una pediatra, enfermera y médicos del Hospital de Caleta Olivia. Dos profesionales advirtieron la supuesta negligencia que padeció el niño en el parto.

El miércoles se presentó ante el Juzgado de Las Heras a cargo del Dr. Eduardo Quelín, una querella penal contra el director del Hospital de esta localidad, Dr. Néstor Hernández, la Dra. Núñez, una enfermera y un médico pediatra por mala praxis en la asistencia del parto de María Cecilia Escudero en julio de 2016, cuyas causas provocaron secuelas, según la presentación, y derivaron en la muerte de Dylan Maximiliano Ruiz nueve meses después.

El caso fue publicado el pasado 18 de agosto por TiempoSur, aunque en ese momento se adelantó que existiría esta presentación -que implica acceso a la causa y presentación de pruebas- ya que por el momento solo había una denuncia presentada en junio de 2017.

El día del parto, la madre relató que “tenía dolores muy fuertes y cuando iba al baño tenía la sensación que el bebé salía y volvía a meterse. La revisa la partera y le dice que se suba a la camilla porque el bebé iba a nacer. Llega el ginecólogo y le hace nacer al bebé y de tanto pujar ella se desmaya”.

Cuando sacan a Dylan advierten que tenía el cordón umbilical alrededor del cuello y ese era el motivo por el cual no podía salir normalmente.

“El médico hace un esfuerzo, lo tira y lo saca con la cabeza deformada, queda achatada porque usaron mucha fuerza para sacarlo”, contó la abogada Rosa Razuri, patrocinante de la madre.

El bebé es derivado a Caleta Olivia. El informe detalla que el bebé tiene un peso normal, con buena evolución, pero cuando señalan “evolución neurológica dicen que tiene una función hipotónica débil”.

Por ello, la madre decide pedir la opinión de otro profesional. Fue el 2 de septiembre, cuando visitan al Dr. Pérez Jameiro. “Cuando el facultativo revisa a Dylan me dice “por qué no se derivó inmediatamente el Hospital Garrahan. No se puede creer lo que hicieron con este niño”, detalla la querella.

El 3 de septiembre viajan a Salta. En esta provincia, la neuróloga infantil Dra. Mabel Chanchorra “revisa a Dylan y se horroriza de la situación de salud del bebé, y se indigna de tal forma que no puede creer que médicos hayan procedido tan mal”, advierte la presentación.

El 13 del mismo mes queda internado en el Hospital Materno de Salta. En el informe del nosocomio del 3 de abril de 2017, cuando le dan el alta, en cuanto al “Aspecto neurológico”, se señala como presunción diagnóstica una “encefalopatía crónica no evolutiva secuelar a ECEN 2° aparo prolongado + asfixia perinatal e hipotonía central”.

Dylan fallece el 22 de abril de 2017 en Las Heras y según el acta de defunción el motivo fue por “parálisis cerebral”.

“Los médicos descartaron que fuera congénito, ya que si fuera así, no habría mala praxis”, advirtió Razuri, quien adjuntó en la querella más pruebas.

Son dos CD, en uno se detalla la historia clínica -con 480 fojas- con todos los informes del Hospital de Salta desde su internación hasta su muerte. “El niño hace varios paros cardio-respiratorios, es internado hasta los nueve meses, sale y entra de la clínica y detalla que solo se alimenta a sonda nasogástrica y se agrava su situación por lo que su respiración es solo con oxígeno”, detalló.

El otro CD es un video “de un estudio que es fundamental (videodeglución) que un médico explica que ese estudio debería haberse realizado en Caleta Olivia, y así haberlo derivado en el Hospital Garrahan, lo que no hacen y le dan de alta”.

Por este motivo, la letrada pide que la querella también se inicie contra los médicos de Caleta Olivia los que “son responsables de lo que sucedió”.

“El bebé no tenía fuerza para tragar ni podía deglutir”, añadió.

Todos los problemas que padeció Dylan serían “producto de la asfixia durante el parto”.

El expediente 22.987/17, basado solo en la denuncia, estaba en manos de la médica forense de zona norte -Dra. Alejandra Gil-  por lo cual la abogada pidió que lo presentado “le sea remitido a los médicos forenses, que son dos, para que opinen de toda la prueba que se agrega”.

La presunta mala praxis implicaría homicidio culposo para los profesionales de la salud implicados. (Artículo 84: Será reprimido con prisión de uno (1) a cinco (5) años e inhabilitación especial, en su caso, por cinco (5) a diez (10) años el que por imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión o inobservancia de los reglamentos o de los deberes a su cargo Homicidio culposo). (Nota: Tiempo Sur)

Previous post

Municipio suman 30 nuevas palmas de Luz

Next post

La DDI local recuperó elementos robados tras allanamiento

No Comment

Deja un comentario